2.3.1.8       Consorcio Ecuatoriano de Telecomunicaciones S.A. Conecel contra Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones

El 20 de mayo de 2016 Conecel S.A. inicia en contra de Arcotel un juicio arbitral en el pretende que el Tribunal Arbitral declare que el contrato de concesión contiene una cláusula de estabilidad jurídica y que el Art. 34 de la Ley Orgánica de Telecomunicaciones no es aplicable al contrato en virtud de la referida cláusula de estabilidad jurídica y que por lo tanto se devuelvan los valores cobrados por Arcotel por este concepto. Al respecto, la Procuraduría General del Estado al contestar la demanda alegó la Incompetencia del Tribunal Arbitral para conocer y resolver la demanda, en razón de que éste, está impedido de: i) Interpretar un artículo de una norma ecuatoriana, otorgándole un sentido distinto al que el legislador le ha dado. El Tribunal no es competente para modificar la naturaleza del artículo 34 de la Ley Orgánica de Telecomunicaciones, confiriéndole un sentido contrario al expresamente señalado en su texto, ii) Interpretar una norma contractual – artículo 26, Anexo 1 “Legislación Aplicable”- sin que antes se hubiera agotado el procedimiento de interpretación previsto en el contrato, que se exige para activar la cláusula de solución de controversias. iii) Conocer y resolver respecto de todas las pretensiones de Conecel por no haberse agotado la vía establecida (mediación) como requisito previo al arbitraje en la cláusula 68 del Contrato de Concesión. En cuanto al fondo, señaló que la actora no tiene derecho a: i) pedir que se declare la existencia de una cláusula de “estabilidad jurídica”, en contra de lo pactado por las partes en el Contrato,  ii) solicitar que el Tribunal en contra de lo que establece expresamente la Ley, interprete el artículo 34 de la LOT dándole un sentido distinto a su texto, esto es ser una norma destinada a regular la competencia en el área de las telecomunicaciones, iii) reclamar una indemnización por supuestos daños causados por la aplicación del artículo 34 de la LOT. La aplicación de una Ley a quien está obligado a cumplirla, no puede causarle un daño. Así mismo, alegó: iv) Incompatibilidad de pretensiones pues Conecel fundamenta su demanda en una supuesta estabilidad jurídica que, según la actora, le otorga el contrato; sin embargo, pretende que el Tribunal Arbitral declare que el Contrato de Concesión contiene una cláusula de “estabilidad jurídica”, es decir que el actor está consciente que el Contrato no establece ningún apartado sobre estabilidad jurídica y, por ello, busca que el Tribunal realice una interpretación contractual para darle una definición distinta de lo que expresamente reza el Contrato. Del 25 al 27 de julio se llevó a cabo la audiencia de sustanciación.

El 26  de enero de 2018 la Procuraduría General del Estado presentó su memorial de contestación a la demanda, sustentado con informes periciales.

Dichos arbitrajes tienen el carácter de confidencial, sin embargo, los laudos que dicten los Tribunales Arbitrales al respecto, podrían constituirse como un precedente para futuros arbitrajes comerciales de interés nacional.